Introducción al Reloj de Productividad

Introducción al Reloj de Productividad

“La productividad nunca es un accidente. Siempre es el resultado de un compromiso con la excelencia, la planificación inteligente, y de un esfuerzo bien enfocado”. Paul J. Meyer

Fuente de energía humana para la productividad

Antes de profundizar en técnicas específicas que pueden utilizar los miembros de nuestra tribu enfocada para desarrollar una cultura de productividad, y en específico en el sistema del reloj de productividad, debemos explorar una serie de conceptos angulares para entender cómo funciona la motivación y el desempeño humano.

Primero debemos entender que la motivación es el mecanismo que dirige y energiza la conducta. Y segundo que esta energía de la conducta se alimenta de fuentes de energía corporales, emocionales, mentales, entre otros. De ahí las expresiones: me siento emocionalmente drenado, o con fuerza de voluntad, fuerza mental, etc.

Los seres humanos funcionan con estas diferentes reservas de energía, todas interrelacionadas íntimamente. Están asociadas a las diferentes modalidades y facultades del ser humano mencionadas, y es importante describir y entender cada una de estas modalidades y su fuente de energía por separado para entender su naturaleza particular.

Luego debemos ver como cada una de ellas influye sobre las otras, y cómo se comportan durante el ciclo del día. El objetivo es tener técnicas sencillas y fáciles de recordar que nos ayuden a administrarlas mejor y planificar una rutina que nos permita estar siempre en nuestro máximo punto de bienestar y desempeño.

Estas modalidades y su forma de energía son: 1) El cuerpo y su vitalidad, 2) Las emociones y su polaridad, 3) La mente y su foco, 4) La voluntad y su propósito, y finalmente la esfera espiritual.

Las 4 leyes de la Productividad y Alto rendimiento:
1) Poder de la Energía: Administrar la energía y no el tiempo.
2) Poder del Ritmo y los Ciclos: Equilibrar gasto con renovación.
3) Poder de la Práctica Deliberada: Generamos capacidad fuera de nuestra zona de confort.
4) Poder del Hábito: Crear rituales, hábitos y conductas repetidas.

Reloj de Productividad: Sistema para la generación de rutinas

No podemos apoyarnos solo en el poder de nuestra voluntad para hacer las cosas que debemos hacer. La fortaleza mental es muy importante, pero para mantener una rutina disciplinada es mejor apoyarnos en un sistema.

1) Primer paso es crear una línea de tiempo de 24 horas: En esa línea vamos a separar momentos de dormir, de trabajo creativo, trabajo normal, ejercicio, comidas y recreación. En seguida, de asignaremos un código de color a cada hora. Esta distribución nos ayudará a balancear actividades y tener expectativas.
2) Luego, vamos a explorar las 4 fuentes de energía, y estudiar tres técnicas por cada una de ellas.
3) La Voluntad: aprenderemos 3 técnicas para manejar nuestra voluntad.
4) El Cuerpo: aprenderemos 3 técnicas para cuidar nuestro cuerpo.
5) Las Emociones: aprenderemos 3 técnicas para manejar las emociones.
6) La Mente: aprenderemos 3 técnicas para dirigir la mente.
7) Finalmente vamos a estudiar obstáculos de la productividad.
8) El Plan de Productividad incluirá los indicadores y landmarks que debemos ir alcanzando mientras cumplimos con nuestras expectativas.

Mi objetivo es publicar diferentes posts en este blog para cubrir diferentes técnicas de productividad utiles para emprendedores digitales, pero las más importantes se pueden ver descargando en bookboon de forma gratuita mi libro: Tribus Enfocadas – Un blueprint para desarrollar una cultura de productividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>