Reseña de Scrivener: La Escritura No-Lineal

Recientemente me he mudado de Microsoft Word a Scrivener para Windows en el esfuerzo de mejorar mi flujo de trabajo en la publicación de mis libros. Mi técnica de escritura la desarrolle cuando empecé con mi tesis en antropología: Antropología de la Muerte.

Consiste simplemente en categorizar los temas en «cajones» como si el trabajo fuera un escaparate con gavetas. Cada «cajón» es un capítulo del libro, y dentro de cada capítulo hay subdivisiones que mueven e ilustran la investigación y el desarrollo de la idea.

Esto ayuda a poder mantener el desarrollo creativo saltando de una caja a otra de acuerdo a los hallazgos que encontramos, la inspiración o bloqueo creativos que se encuentren. Es lo que los escritores llaman un desarrollo no lineal de la obra.

Microsoft Word es una excelente herramienta cuando estas desarrollando ideas de forma lineal, pero para poder usar mi método de los cajones debo tener un grupo de carpetas ordenadas por capítulos y secciones del libro. Scrivener está pensando justamente para poder tener un libro fragmentado en partes y luego compilarlo todo junto en un solo archivo. Así que puedo mover las partes a mi antojo, y esto es una forma nueva y más cómoda de trabajar para mi proceso de investigación y escritura.

Ahora, siendo fiel a Microsoft Word todos estos años, debo decir que Scrivener posee una gran desventaja, y es que la curva de aprendizaje es bastante poco intuitiva, es un programa que suele frustrar porque posee su propia lógica en cuanto a funcionalidades, y siendo además un programa más enfocado a los usuarios de Apple, los usuarios de Windows nos sentimos a veces desorientados.

La solución para motivarme

La solución que encontré para motivarme a escribir es que mi plan es organizar mis escritos en Scrivener, es decir, trabajar la estructura y contenido aprovechando su facilidad de ordenar capítulos, y luego compilar el trabajo y hacer la edición final en Microsoft Word.
De esta forma puedo aprovechar las fortalezas de ambos programas. También tengo en la lista repasar mis habilidades de edición en Adobe InDesign, para cuando llegue el momento de preparar las versiones en paperback.

Estaré monitoreando la cura de aprendizaje antes de decidirme finalmente en esta migración de software. Pero por los momentos estoy complacido con los resultados. Una función en particular que he podido apreciar es la facultad de examinar dos textos paralelamente gracias a la opción de «división vertical». Especialmente cuando me vi en la necesidad de revisar cambios a dos versiones diferentes del mismo capítulo. Sin duda la volveré a visitar cuando me encuentre en la etapa de traducción de los libros. Ya que en mi último libro «la motivación en tiempos difíciles, fue necesario revisar el trabajo del traductor para asegurarnos que el mensaje estaba correctamente transmitido.

Estaré atento a encontrar materiales, tutoriales y buenas herramientas para mejorar el rendimiento productivo en Scrivener.

 


Recomendación del día:


Recomendado

Este libro es el adecuado para empezar.

Ir al ebook